Blog del Narco

La nueva forma de operar de los sicarios

- 7:26:00
Ser asesinado a balazos, puñaladas o golpes en Sinaloa es lo más común, de acuerdo con cifras de la Fiscalía General de Justicia del Estado; pero en los últimos dos años grupos delincuenciales han optado por calcinar a sus víctimas y esta práctica se ha incrementado de forma considerable.

Reducidos a pequeños fragmentos de huesos y cenizas, es como la autoridad y el grupo de rastreadoras Voces Unidas por la Vida han localizado una gran cantidad de víctimas, lo cual hace que sea muy difícil su identificación. Para  poder reconocerlas, las autoridades se ven en la necesidad de someterlas a prueba del ácido desoxirribonucleico (ADN).

LO NARRADO
La Fiscalía reveló mediante una solicitud de acceso a la información que desde el 2014 hasta mayo de este 2017 han sacado de fosas clandestinas los restos de 217 víctimas de la violencia, varias de ellas calcinadas. A su vez, desde que inició su operación, a mediados de julio de 2016, en el área de genética, dependiente de la Dirección General de Servicios Periciales, se han practicado pruebas de ADN a 65 cadáveres, sin especificar la cantidad de víctimas que fueron calcinadas. 

Una fuente del Servicio Médico Forense dijo que el método empleado de calcinación ha resultado un intento de los delincuentes por ocultar evidencia y dificultar la identificación de los cadáveres. 

El también especialista en prácticas forenses señaló  que el quemar los cuerpos puede ser un motivo que usan los delincuentes para causar un mayor daño a las víctimas secundarias, o sea, sufrimiento a los familiares.  

Agregó que en el caso de las incineraciones hacen más difícil, pero no imposible, la identificación, pero sí logra afectar la localización de la evidencia porque se tiene que hacer doble el procesamiento de la escena y es mayor esfuerzo al momento de trabajar con cuerpos en esas condiciones.

Reconoció que la delincuencia evolucionó en cuanto a la forma de eliminar a sus víctimas, pero también la investigación científica ha avanzado para reconocerlos. En lo que va de este año, tan solo en el municipio de Culiacán han sido encontradas calcinadas 13 personas. En el mes de febrero se localizaron los restos de tres víctimas en estas condiciones en la zona conocida como Acapulquito, sindicatura de Aguaruto. Luego fueron ubicados los restos quemados de una persona en las cribas de San Pedro, Navolato, y de forma reciente encontraron cinco cuerpos casi reducidos a cenizas en fosas clandestinas en el Chicural, Imala. 

OTROS NÚMEROS
En el periodo de 2014 hasta  el mes de mayo de este año en el estado han asesinado a poco más de 3 mil personas utilizando armas de fuegos de distintos calibres, 248 con arma blanca, 235 a golpes y 54 fueron calcinadas. Mientras que un total de 85, según la Fiscalía, la causa de muerte no fue determinada.

PERFIL GENÉTICO
El representante de Voces Unidas por la Vida, quienes buscan fosas clandestinas, comentó que la calcinación de cuerpos en muchos de los casos dificulta el trabajo para encontrar el perfil genético de las víctimas en un alto grado. Asimismo, expresó que no solo sufren las familias al enterarse de que un pariente está muerto, sino también por el trato indigno que reciben los cuerpos.

Considera que probablemente lo que está ocurriendo sea un estilo de cierto grupo delictivo al momento de cometer los crímenes, como lo sucedido hace años en el sur, donde a las víctimas las abandonaban con tortillas encima. Por otra parte, espera que este método no repunte en el año.
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter