Blog del Narco

El efecto Dámaso, A los maestros los confundieron

- 23:19:00
El efecto Dámaso

Tres patrullas de la Dirección de Seguridad Pública de Concordia acudieron al reporte de un enfrentamiento en la sierra. El hallazgo no pudo haber sido peor. Tres profesores asesinados a balazos a bordo de una camioneta y uno más lesionado.

Se trataba de los cuerpos de los profesores Luis Alberto Raygoza Aguilar, José Feliciano Rodríguez Navarro y Ramón Durán Jaras, quienes impartían clases en el Cuatanal, Telesecundaria y  primaria, respectivamente. Héctor Javier Padilla Salcido presentó golpes nada más.

El asesinato ocurrió en el poblado de Mala Noche, arriba de La Petaca, donde un grupo descargó sus armas sobre los docentes.

El hecho conmocionó la comunidad educativa de la entidad, sobre a la del sur de Sinaloa, ya que las víctimas eran originarias de Escuinapa y diariamente se trasladaba a la sierra de Concordia a impartir clases.

El director de Seguridad Pública Municipal, Xicoténcatl Domínguez Cota, atribuyó el asesinato a un grupo “independiente de los cárteles” que opera en ese municipio.

Según su declaración, se trata de una célula que se dedica a la extorsión y al asesinato, y lo hace a pie no en vehículos.

El jefe policiaco que el pasado 13 de marzo llegó al municipio a ocupar cargo en la Dirección de Seguridad Pública, proveniente de la Policía Estatal, describió a los presuntos responsables del asesinato, como personas que usan vestimenta camuflada, pechera, cascos y usan armas automáticas.

Pero la versión de fuerzas federales que cuentan con diagnóstico de los grupos que operan en la sierra de Concordia, apunta a grupos afines a Joaquín Guzmán Loera, el Chapo y al recién capturado Dámaso López “El Licenciado”.

Las primeras indagatorias establecen, extraoficialmente, que los profesores fueron confundidos con un grupo rival por lo que fueron atacados cuando bajaban de la sierra a bordo de una camioneta Mercury Mountaineer modelo 2005 color gris, propiedad de Jonhatan “N”, vecino también de Escuinapa.

Fuentes federales desestiman la existencia de grupos independientes, en Sinaloa al precisar que todos dependen de alguien en la estructura de la delincuencia organizada que se disputa las plazas locales.

En el caso de Concordia se señala la presencia del grupo del “Verdeño”, Sergio Osuna Ponce de León, quien obedece el mote a su pueblo de origen, El Verde, Concordia.

Se identifica al “Verdeño” como parte de la organización Los Guzmán, sin embargo, de acuerdo al rastreo y actividades con las que se le relaciones, se observó que en los últimos años trabajó más apegado al grupo de Los Dámaso, pero ante su reciente detención, se prevé que se sume a Los Chapitos, hijos del Chapo.

El “Verdeño” tiene por lo menos 10 años controlando la cabecera municipal de Concordia, la zona de la presa Picachos y baja hasta la sindicatura de Villa Unión.

El otro grupo es el que dependía de José Ángel Ibarguen Campos, el “Angelillo” quien el pasado 8 de febrero fue abatido en un túnel de la autopista Mazatlán-Durango y se le responsabilizó la autoría de los asesinatos ocurridos en el 2016 en La Petaca y La Escondida.

La ausencia del “Angelillo” no ha impedido que su grupo controle El Palmito, El Cuatanal y La Petaca hasta La Escondida, estos son quienes al interior tienen problemas con otra agrupación identificada como Los Valvuleños.

Asentados en La Válvula, poblado ubicado arriba de Pánuco, siempre han dependido de Aureliano Guzmán Loera, el Guano, hermano del Chapo, relación que los empodera al punto de querer tener el control de La Petaca y El Cuatanal y La Escondida, por lo que se les atribuiría el asesinato del “Angelillo”.

Fuerzas federales que desde hace varios años se han desplazado en esta zona, identifican el beneficio de tener el control en estos poblados, por ser un área de mucho interés al ser parte el corredor económico del norte.

Fuentes federales revelaron que hasta el momento, todo apunta que los profesores fueron confundidos por Los Valvuleños, quienes estaban esperando en ese sitio a que pasara el grupo del Angelillo.

Pero eran los profesores, quienes en la víspera del Día del Maestro enlutaron al magisterio sinaloense.
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter