Blog del Narco

Balaceras en Ensenada, Mexicali y Tijuana

- 18:44:00
Solo en febrero, la PGJE ha iniciado 108 expedientes por homicidio. La semana que concluye se caracterizó por una violencia generalizada en tres de los cinco municipios, mientras autoridades siguen con el anuncio de la próxima llegada de 300 militares para fortalecer el trabajo de las corporaciones policíacas locales

La apenas perceptible reducción en la incidencia de homicidios en el Estado que se dio entre el 10 y el 17 de febrero, tras la realización de operativos coordinados y “barridos” en las zonas más conflictivas de Tijuana, terminó esta semana con la consecución de balaceras, persecuciones y asesinatos en las calles de Mexicali, Ensenada y Tijuana.

Las autoridades tienen contabilizados 385 asesinatos en todo Baja California, ocurridos entre el 1 de diciembre de 2016 y el 22 de febrero de 2017, ya en la administración de los nuevos alcaldes y sus respectivos directores y secretarios de Seguridad. De ese total, 311 han ocurrido en Tijuana, 34 en Mexicali, 20 en Ensenada, un número similar en Rosarito y 10 en Tecate.

Guadalupe Sanchez Lopez, “El Gordo”

La situación más compleja la tiene Tijuana, que en la semana del 16 al 24 de febrero, acumuló 24 homicidios violentos -uno menos que la semana pasada, pero con más lesionados- para sumar 96 cadáveres en lo que va de febrero, y 79 víctimas más que quedaron en calidad de lesionados.

De hecho dos de las ejecuciones ocurrieron en las delegaciones Centenario y Cerro Colorado, no consideradas de alto riesgo. Al final de la semana los homicidas tampoco fueron amedrentados por los operativos policiacos especiales en los cuales las diferentes corporaciones se repartieron las zonas de alto riesgo. Hubo asesinatos en la Zona Centro y Sánchez Taboada donde vigiló la Policía Estatal Preventiva; en San Antonio de los Buenos, patrullada por la Policía Ministerial de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE); y en La Presa, custodiada por la Policía Municipal de Tijuana.

El territorio resguardado por los uniformados locales tuvo mayor incidencia en homicidios, al respecto, el secretario de Seguridad Pública Municipal, Marco Sotomayor, comentó: “Elegimos La Presa y Los Pinos porque es donde más nos han pegado de diciembre a la fecha, y si bien es cierto esta semana fue la que acumuló mayor incidencia, sí tuvo menos homicidios que en semanas pasadas, obvio no estoy echando campanas al viento, pero antes nos pegaban todos los días”.

24 asesinatos en siete días en Tijuana

En Tijuana, desde una familia atacada a balazos, hasta cuerpos incinerados. El viernes 17 de febrero se reportaron dos asesinatos, el sábado 18 se informó que una persona sin vida se encontraba en las instalaciones de la Cruz Roja, después se supo se trataba de Carlos Manuel González Núñez, de 40 años de edad, quien murió a consecuencia de un tiro en la cabeza. El mismo día mataron a tiros a Carlos René Salcido Valdez.

La tarde del domingo 19, el cadáver de Amparo Luna Ochoa fue encontrado al interior de una vivienda localizada en la colonia El Pípila. Tenía un surco en el cuello.

Después, a las instalaciones de la Clínica 1 del IMSS arribó el cuerpo de Eulalio Salmerón Otero, de 52 años, quien minutos antes había sido atacado a balazos junto a su esposa y dos hijos, uno de ellos menor de edad, cuando circulaban en su camioneta por la calle Tercera en el Ejido Francisco Villa. El occiso presentó impactos de bala en tórax, mientras que la familia resultó herida, pero no de gravedad. Fueron trasladados al Hospital General.

El lunes 20 de febrero seis personas fueron asesinadas en Tijuana. En la madrugada, al interior del bar La Cueva del Peludo en el Bulevar Díaz Ordaz, se desató una riña que dejó como saldo un hombre muerto de entre 30 y 35 años, mientras tres más resultaron lesionados, uno de ellos un militar activo, quien se encontraba en su día franco.

También, un joven perdió la vida a balazos en la colonia El Dorado Residencial, otro fue muerto a golpes en Villa del Campo, a Collins Jeffrey Alec, de 56 años, lo ahorcaron en el interior de una casa en San Antonio del Mar, a Carlos Enrique Lara López lo mataron con arma de fuego en Cañadas del Florido, y en el Libramiento sur encontraron un cadáver masculino, desnudo, con una bolsa de plástico en la cabeza.

El martes 21, en la calle Primero de Mayo, entre Justicia y Che Guevara de la colonia Maclovio Rojas, fue hallado el cuerpo de una mujer que en vida llevaba por nombre Jessica Nallely Rochín Magaña, de 27 años de edad. En la escena del crimen fueron hallados varios casquillos percutidos.

El miércoles 22, tras varios reportes de hombres lesionados en ataques, la Policía localizó el cadáver putrefacto de un hombre que tenía las manos atadas, en el fraccionamiento Parajes del Valle. Además se reportó el homicidio de Cornelio Luna en la colonia Pegaso, y la muerte de José de Jesús Chávez Díaz en Valle Vista II. Hubo un muerto más sin identificar en la colonia El Rubí, y se encontró un cadáver masculino dentro de una maleta en la colonia Camino Verde.

Ayer jueves 23, dos hombres fueron ejecutados en las inmediaciones de la colonia Mariano Matamoros. Datos obtenidos indican que se les atacó mientras se encontraban sobre un callejón que conduce a la calle Constitución. En la escena del crimen quedaron esparcidos al menos ocho casquillos percutidos calibre 40.

En Mexicali, homicida drogado mata a tres

En la capital del Estado, esta semana que concluye sumó tres asesinatos cometidos por el mismo hombre, a los 31 que ya sumaban en estos primeros casi tres meses del trienio. El estado de intoxicación del criminal, la denuncia ciudadana y la intervención policiaca permitieron la captura del multihomicida.

Tras un saldo de tres personas muertas y tres heridos, se detuvo a Guadalupe Sánchez López, de 29 años, originario de Culiacán, Sinaloa, pero con domicilio en Rancho El Caimán en la colonia Carranza.

Conocido como “El Gordo”, fue aprehendido después de un operativo en conjunto de diversas autoridades, luego que la tarde del martes 21 de febrero atacara a diversos comerciantes de la ciudad.

Según los primeros reportes policiacos, sufría de una fuerte adicción a la droga denominada cristal que le fue encontrada en posesión al momento de su detención.

Alrededor de las once de la mañana del martes 21 de febrero, se reportó una llamada de emergencia al 911, donde se alertaba sobre un incendio a una casa rodante en el Ejido El Caimán, al sur del Valle de Mexicali.

Los bomberos apagaron el siniestro, percatándose que una persona yacía en el patio con herida de bala, entonces alertaron a agentes de la Dirección de Seguridad Pública y a elementos ministeriales.

Minutos después y sin poder relacionar ambos sucesos, hubo un nuevo llamado de emergencia por un ataque al encargado de la llantera Ramiro de la colonia Carranza; se trataba de Ramiro Martínez, quien alcanzó a ser atendido por urgencias, pero falleció en una clínica de salud cercana.

“El Gordo” viajaba en un vehículo Honda de color gris con placas de circulación provenientes de California. Mientas conducía realizó una serie de detonaciones hiriendo a un automovilista de nombre Salvador Espinoza Magaña y a un chofer de camión de nombre René Leal Geraldo.

Posteriormente ingresó a un negocio denominado El Cazador, donde presuntamente buscaba más armas y municiones, sin embargo, tras discutir con el trabajador le disparó y éste falleció en el lugar. El homicida fue rodeado por agentes del orden y logró ser detenido en la colonia Robledo, donde se entregó sin oponer resistencia. Se le incautaron tres armas, una escopeta, un rifle calibre 22 y una pistola escuadra calibre.380.

La Procuraduría General de Justicia del Estado descartó que el incidente pudiera tratarse de delincuencia organizada, ya que ninguna de las víctimas tenía una conexión entre sí. El detenido tiene antecedentes penales de robo con violencia y allanamiento de morada.

Los occisos fueron identificados como Ramiro Martínez Ruiz, Raúl Betamen Rivera y Sergio Valdez Ramos; mientras que los lesionados son Alberto Olguín García, Salvador Espinoza Magaña (de gravedad) y René Leal Geraldo.

Balacera, muertes y narcomenudeo en Ensenada

En comparación a 2016, los delitos de alto impacto van ligeramente en ascenso en Ensenada, pues tan solo en lo que va del año se han registrado 16 muertes violentas -dos por semana-, pero hay una decena de lesionados por tiroteos sobre todo en las delegaciones del sur del municipio, desde Punta Colonet, Camalú, Vicente Guerrero y San Quintín, todos atribuidos al narcotráfico.

En un recuento, el jueves 16 ha sido el día más violento de febrero, en menos de doce horas se registraron tres ataques armados. El primero en la colonia Lázaro Cárdenas en San Quintín, donde dos personas resultaron lesionados con arma de fuego, uno de ellos identificado como Ramón Quiñones, de 25 años, quien murió en la Clínica 69 del IMSS.

Otro ataque se dio por la noche al noroeste de la ciudad, en el fraccionamiento Villas del Prado, donde Juan Francisco Thomas de la Peña, de 36 años, fue asesinado a balazos en plena vía pública.

De manera extraoficial se informó que el mismo jueves hubo otro tiroteo en el Ejido Baja California, mientras que otro enfrentamiento se dio en El Papalote el martes 21 de febrero, sin que se solicitara intervención policiaca.

El sábado 18, la Base de Operaciones Mixtas, encontró armas de fuego tiradas en un predio en la delegación Vicente Guerrero, por un camino vecinal de la colonia Lomas de San Ramón.

Información del portal Dejando Huella indica que se trató de un fusil R15 calibre .223, pistola Beretta calibre .40 milímetros, cuatro cargadores para fusil y uno más de los conocidos como huevos de toro, también para fusil, y dos cargadores para pistola.

Lo incautado fue puesto a disposición de la Procuraduría General de la República.

El director de Seguridad Pública Municipal, Emilio Camarena Castillo, aceptó la problemática que enfrentan sus agentes en la zona sur, donde están a expensas de los operativos de la Base de Operaciones Mixtas para trabajar junto con el Ejército Mexicano.
Mencionó que en la última semana de febrero enviarán a seis elementos a la zona sur, que se sumarán y reforzarán el trabajo de los compañeros.

Sobre la poca presencia policiaca en las delegaciones y el miedo de los residentes a reportar los hechos violentos, el jefe de la corporación respondió: “En este momento estamos en constantes reuniones con la coordinación institucional, donde nos vamos a incrementar”, y sus policías también enfrentarán al crimen organizado.

“De manera independiente nosotros -municipales- no tenemos el equipamiento de los militares, pero ya en conjunto sí podemos”, confió.

Colaboraron con información y redacción: Rosario Mosso Castro, Patricia Tamayo en Tijuana, Lorena Lamas Contreras en Ensenada y Cristian Torres Cruz en Mexicali
Homicida Fernando Gamboa intenta evitar extradición

En abril de 2001 Fernando Gamboa Howard fue liberado por un supuesto error, estaba acusado de ordenar dos homicidios. Detenido desde 2015 en Nevada, el presunto criminal acaba de promover un amparo en la Ciudad de México para no ser extraditado a Baja California, donde le esperan dos órdenes de captura.

Juan y Pedro Meza Maya por una serie de conflictos derivados de la tenencia de la tierra en la zona conocida como “La Ladrillera” ubicada sobre la carretera libre Tijuana-Ensenada, en el año 2000.

Detenidos, los asesinos contratados para consumar los crímenes, Fidel Juárez y Ángel Martínez “El Chino”, se equivocaron de persona, y en vez de matar a Juan, balearon a un hombre llamado Cecilio López Carrillo. Juárez aseguró que Gamboa Howard y un abogado de nombre Héctor Islas le propusieron eliminar a los hermanos Meza, quienes se interponían a sus intereses de apoderarse de varias hectáreas de terreno en “La Ladrillera”.

Fernando Gamboa Howard fue detenido por homicidio calificado el 10 de octubre de 2000 e internado en el penal de La Mesa, en Tijuana, e inició su proceso, el 2 de mayo de 2001, el juez penal de Playas de Rosarito giró un oficio al Director de Seguridad Pública local para que acudiera al penal de La Mesa y procediera a la excarcelación de Fernando Gamboa Howard para presentarle a una diligencia, pero el oficial comisionado para el trámite no lo encontró en el centro penitenciario porque lo habían liberado desde el 5 de abril del mismo 2001.

Semanas después el coordinador de informática del Centro de Readaptación Social fue suspendido de su cargo por falta de probidad y pérdida de la confianza. Supuestamente, el funcionario borró el expediente del presunto homicida del sistema por un “error humano

Al ser notificado, el juez de las causas penales por los delitos de homicidio dictó órdenes de recaptura el mismo 2 de mayo de 2001. Desde entonces se buscaba a Fernando Gamboa Howard, de quien no se volvió a saber nada, hasta que fue detenido en noviembre de 2015 por la Policía Metropolitana de Las Vegas, en Nevada, Estados Unidos de América.

Al comparecer ante la Corte para ser sometido al procedimiento de extradición internacional, el sospechoso negó su identidad. Dijo que su nombre es el de Osvaldo Ricardo Romandía. Sin embargo, en una audiencia de identidad, tras una serie de pruebas periciales, se pudo comprobar que efectivamente se trataba del fugitivo reclamado por el gobierno mexicano.

Gayle Johnson, científica forense del Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas, testificó que una comparativa de huellas dactilares tomadas a Gamboa Howard resultó positiva a las impresas en otros documentos oficiales. Otra probanza, consistente en comparativa de fotografías y la fisonomía del sospechoso, dieron resultado afirmativo, a pesar de los años transcurridos.

Ahora, Gamboa promovió un juicio de garantías (160/2017) de manera reciente ante el Juzgado Segundo de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México para evitar su repatriación por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

La Cancillería busca que el imputado sea puesto a disposición del Juez de Primera Instancia de lo Penal del Partido Judicial de Playas de Rosarito, Baja California, donde existen dos mandamientos en su contra, uno de aprehensión y otro de reaprehensión.

El juzgador constitucional negó al quejoso la “suspensión de oficio y de plano” del acto reclamado que solicitó de autoridades norteamericanas, pues dichas medidas cautelares no proceden porque los funcionarios señalados no pertenecen al Estado mexicano y “la suspensión que dicte un órgano jurisdiccional de amparo no puede tener efectos extraterritoriales”.
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter