Blog del Narco

La tragedia en el colegio, el desconcierto y las interrogantes

- 6:37:00
Nuevo León se convulsionó luego de la balacera la mañana de ayer en el Colegio Americano del Noreste, en la que un estudiante de secundaria atacó dentro del aula a su maestra y a tres compañeros y luego se disparó en la boca.

El agresor, Federico, de 15 años, fue declarado muerto horas después. Sus padres anunciaron que donarán sus órganos. La profesora Cecilia, así como los niños Ana Cecilia y Luis Fernando, fueron intervenidos quirúrgicamente por lesiones de bala en la cabeza.

Otro chico, Manuel, recibió un impacto en un brazo y fue declarado fuera de peligro.

Ana Cecilia quien, recibió un tiro en el rostro, fue operada y ya se recupera. Podría ser dada de alta el próximo jueves. La maestra y Luis siguen hasta esta noche, en estado crítico.

Políticos, funcionarios, psicólogos y ciudadanos de todo México se han solidarizado con la sociedad nuevoleonesa.

Pese a la profusión de información relacionada con el hecho ocurrido al sur de esta capital, hasta ahora nadie ha podido explicar qué motivó a Federico a accionar la pistola calibre 22 y lastimar a sus acompañantes de aula.

El desconcierto ha llevado a todas las partes a pedir que se reactive la polémica “Operación Mochila”, una medida generalizada en las escuelas de la entidad, empleada en años pasados, pero con resultados limitados. Fue retirada por inconformidad de los padres de familia y de algunos sectores de la sociedad que la consideraban violatoria de los derechos del menor.

Lo que hasta ahora se sabe es que el chico tenía una personalidad inestable.

“Lo vieron en redes sociales”: vocero

Aldo Fasci Zuazua, vocero de seguridad del estado, reveló minutos después de la tragedia, que el adolescente era sometido a un tratamiento psiquiátrico, relacionado con la depresión y que tenía acompañamiento.

Sin embargo, reconoció que, de acuerdo a lo que revelaron sus padres y maestros, nada indicaba que incurriera en un acto extremadamente violento, como el que cometió al interior del aula del plantel particular, ubicado en la colonia Paseo Residencial.

Como posibilidad, aventuró que hubiera sido influenciado por redes sociales.

“Debemos tener más cuidado en lo que portan y con quién se juntan los muchachos. Porque tienen acceso a todo en las redes sociales. Esto es producto, sin duda, de lo que vieron en redes sociales en otros países”, dijo.

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón ofreció una conferencia de prensa por la tarde, pero su intercambio con los medios fue de escasos minutos.

Aunque se mostró apesadumbrado y solidario, no tenía mucho qué decir, además de lo que ya habían revelado otras fuentes oficiales.

“Estos hechos nos ponen a todos en la preocupación y además también en la angustia de qué está pasando como sociedad, en donde un joven de escasa edad se atreve a quitarle la vida o dañar a sus compañeros. ¿Qué estamos haciendo los padres de familia, por qué nuestras familias están en esa condición?”

Añadió: “Hoy creo que tenemos que ser mucho más estrictos. Los hechos, estos y otros, que hemos tenido, creo que nos deben de poner a los padres de familia a reflexionar si hemos sido demasiado estrictos o no con nuestros hijos. No hay ni habrá ningún programa, ninguna acción que sea tan fuerte como debe ser tan fuerte la disciplina que los padres empecemos a trabajar con nuestros hijos”.

Rodríguez Calderón dijo que analizaría con la Comisión Estatal de Derechos Humanos el reforzamiento de la revisión de las mochilas, bolsas y maletines en los que los alumnos llevan libros y útiles a los planteles educativos, acción que ya se hace de manera aleatoria, pero de la que prácticamente nadie tiene conocimiento.

El Congreso de Nuevo León guardó un minuto de silencio por la tragedia. Los legisladores se pronunciaron de manera unánime por efectuar revisiones a los jóvenes, con el respectivo exhorto a los padres de familia para que vigilen a sus hijos.

La Unión Neoleonesa de Padres de Familia también respaldó la medida, aunque reconoció que las primeras acciones de revisión deben emprenderse en casa, pues son los paterfamilias los obligados a supervisar el comportamiento de sus hijos y observar los contenidos de sus mochilas.

Investigaciones abiertas

Por la noche, Fasci Zuazua explicó que había tres líneas de investigación sobre el caso: las causas del ataque, la manera en que Federico adquirió el arma y cómo aprendió a utilizarla; y cómo se filtraron los videos del hecho.

El vocero de Seguridad del estado afirmó que no hay indicios que señalen que el muchacho haya actuado con cómplices.

Luego, lanzó un señalamiento inquietante sobre la tragedia, al asegurar que la sociedad debe actuar con más rapidez ante los fenómenos sociales que la amenazan.

“Esto no es aislado. Hace semanas vimos a jóvenes saqueado y agrediendo y no dijimos nada porque era el gasolinazo. Hace tiempo vimos a sicarios y secuestradores, pero tampoco dijimos nada porque era delincuencia organizada. Ya es tiempo de que hagamos algo por nuestros hijos”, urgió.

Fasci Zuazua añadió que por la tarde, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones acudieron al domicilio del joven en la colonia Jardín del Paseo, al sur de esta capital, para asegurar su computadora y teléfono celular y ahondar con las investigaciones.

En redes sociales comenzaron a circular versiones de grupos de jóvenes que, aparentemente, habrían animado a Federico para que atacara a sus compañeros.

Por ejemplo, en Facebook hay grupos que se hacen llamar “Holk” con diversas variaciones, integrados por individuos que aparentemente efectúan acciones ilegales e incitan a los inscritos a imitarlos.

Tales grupos, que mantienen un perfil bajo y se manejan en el misterio, también celebran con memes y comentarios irreverentes las situaciones trágicas, como la del Colegio Americano del Noreste.

Ante ello, el vocero de Seguridad dijo que ya hay una investigación sobre este particular, pues si bien existen fotografías supuestas de Federico, con mensajes en los que habría anticipado la masacre, no se descarta que sean cuentas y contenidos inventados por bromistas y sin sustento real.

“Lo investiga la Policía Cibernética y se dio parte a la autoridad federal para coadyuvar en esto. Pero es muy curioso que esto haya salido hasta hoy. No debemos descartar que sea gente que se quiera atribuir cosas que no existieron, como grupos que se dediquen a esto y que manejen a los niños para que hagan esto, pero es nuestra obligación investigar”, sentenció.
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter