Blog del Narco

Fue una cacería de sicarios de tres días

- 13:05:00
Los pobladores de Suchilapan se encerraron en sus domicilios en un toque de queda

Uno de los grupos de delincuentes traía guantes especiales de los usados para manipular cadáveres.

Los pobladores de Suchilapan, Veracruz, usaron bocinas de escuelas, iglesias y comercios para alertar de la presencia de de sicarios y anunciar un toque de queda, ese día quedaron 20 personas muertas y arribaron cien efectivos para buscar a los restantes de la banda delictiva.

Era sábado 3 de diciembre y la tranquilidad se perdió en Suchilapan, que no tiene más de 10 casas, ese día pasaron varias camionetas "a todo lo quedaban", dijeron los pobladores, tras de ellas otros tantos carros más de militares igual de rópido, tanto los soldados como los delincuentes intercambiaban disparos. 

“Conté al menos cinco camionetas que pasaron a todo lo que daban por ese camino, y atrás de ellas, disparando, las camionetas de los soldados. Duro también pasaron súper duro”, relata Jesús Carranza, habitante del lugar. 

Los delincuentes ya eran seguidos por agentes de la Sedena, intentaban escapar de veracruz por medio de un sistema de brechas entre el Valle de Uxpanapa para salir al istmo de Tehuantepec. 

Los policías de esa región, aún armados, no se sienten seguros, temen por su familia y por su integridad. Eran cerca de 60 sicarios los que viajaban en las camionetas y algunos lograron escapar entre el monte. Incluso, los delincuentes tenían mejor armamento que los policías. 

Hasta el momento, se han asegurado 28 rifles de asalto, armas cortas y piezas de artillería, una de ellas, una Barret calibre 50, con poder para penetrar blindajes y chalecos antibala, y una “minio”, una súper ametralladora miniatura, pero destructiva. 

El primer enfrentemiento entre los delincuentes y los militares se dio en el rancho El Sacrificio. Aunque no se sabe quienes murieron en ese lugar se sabe que son originarios de Nuevo León. 

El domingo y el lunes siguientes al enfrentamiento, los pobladores de Suchilapan no salieron de sus casas. 

El segundo enfrentamiento, el del domingo, se dio sobre la noche, a unos metros del puente grande sobre el Uxpanapa. Otros tres pistoleros perdieron la vida, y unos 17 de ellos, lograron darse a la fuga entre el monte.

El tercer enfrentamiento se registró en Rancho Colombia, a unos tres kilómetros del puente Grande, fue el más sangriento de todos, pues se registraron 14 muertos. 
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter