Blog del Narco

Entrevista exclusiva con la abogada penalista Dra. Fabiana Gonzalez Raggio

- 13:04:00
D.GR-Dra. Gonzalez  Raggio

Entrevista  exclusiva  con  la  abogada  penalista   Dra. Fabiana  Gonzalez  Raggio.

En  ésta  oportunidad el Blog del Narco quiso  recabar  la opinión  de    los   que de alguna manera  por motivos  profesionales  se encuentran   también  vinculados  al mundo  de las drogas y  el  narcotráfico   y   entender   cómo   piensan,   viven  y sienten  los abogados penalistas   pero   desde   el  punto  de  vista  humano, y  no  solo como  operadores  del derecho.

Es   por   eso   que  decidimos  contactar  a  la  abogada  penalista Dra. Fabiana  Gonzalez Raggio, uruguaya, y encarar ésta entrevista pasando por diferentes  componentes que hacen a    la  persona,  ya  que  éste  año  tuvo un   rol protagónico  en  más   de   una oportunidad  en  nuestro sitio debido  a  la  defensa  de algún   compatriota  mexicano que  se  vio  incurso  en  proceso  penal  en  Uruguay.

De  aquí  en  adelante  BDN- Blog del Narco

BDN-Muy  buenas tardes doctora, gracias  por  la  entrevista concedida,  reciba un  cordial saludo desde México.

D.GR-Muy buenas  tardes, es un placer saludarles, la agradecida   soy   yo   por  la distinción.

Los felicito  por  el  gran trabajo que realizan, y cómo saben   tratar  un  tema  tan delicado  con  objetividad, seriedad y responsabilidad. 

¿Cuáles  son  los  servicios  que  usted  ofrece Doctora?
Yo  me  dedico  exclusivamente  al  Derecho  Penal.
No  ejerzo  otra  área  del  Derecho.

¿Dentro  del  Derecho  Penal  que  tipo  de  casos  son  los que  más  le  agradan  y  cuáles le  desagradan?

Las   defensas   que   más   me   gusta   llevar    son   las   vinculadas    a    temas   de drogas   en    todas   sus   modalidades, es    decir   desde    la    producción, importación, distribución, tenencia,   suministro,  tráfico,  etc. Y   casos   de  homicidio.

No hay defensa que me desagrade, solo  que   hoy  por razones   de   falta   de   tiempo si me  plantean  por  ejemplo   que   asuma patrocinio por un caso de   difamación  o  un delito    de     abigeato,  agradezco    la   confianza   depositada pero  me  resulta imposible  tomar  el  asunto.

¿Nos  llegó  información  de  que   usted  éste  año  recibió una  propuesta de un   Capo Narco  para  viajar  a  México  y revalidar    su  título   de  abogada   en  nuestro  país, y poder    ejercer   también   aquí como  abogada  penalista?

Sí, así  es.

¿Aceptó esa  propuesta?

No, no  la  acepté.

¿Qué  razones  tuvo  para  rechazar  tal  proposición, que en los  términos aparentemente planteados suena  muy  tentadora  para  cualquier  profesional  en  la  materia?

La  razón  principal es  que  no  era  el  momento.

Yo  considero  que  la  vida  es  cíclica, todo cambia  y todo puede  suceder. No  soy  una persona  que  se  aferra y se cierra  en  un  modelo  de  vida.

Que  no  haya  podido  ser  hoy,  no  significa  que mañana si  pueda  ser. A  veces  llegan las  cosas  cuando  no  es  el tiempo  de  uno.

Hoy  día  hay  mucha  gente  que  confió en  mí, yo  no podría  de  la  noche  a  la  mañana  decirles, bueno miren que  me  voy  del  país   vayan  buscando    otro  abogado, yo  no  sé  cuándo  vuelva. Porque  el  haber  aceptado  ésa  propuesta  implicaba  que  me  tuviera  que  radicar  en México, de  otra  manera  seria  imposible  que  pudiera  cursar para  rendir  los  exámenes  de  reválida.

Además  siento que tengo  mucho  aún que  hacer en mi país, Uruguay,  profesionalmente hablando. 

Tengo  proyectos en  mente, que  me  sabrán  disculpar pero  por  el  momento   me  los reservo.

Es  por  eso  que  voy  a  estar  siempre  agradecida  por la   propuesta   que  recibí, para mí  fue  un  honor, y honestamente  les  debo  confesar, que a   raíz   de  la  misma    más de  una  vez  me  sorprendió  la  mañana  casi  sin haber  dormido  pensando  en  el tema.

¿Hace  unas  semanas  circulo  un  rumor a  raíz  de  unos videos  de  que  usted  y  el  Sr. John  Jairo  Velásquez, alias Popeye  el  sicario  de Pablo Emilio  Escobar  mantendrían  una  relación  amorosa. Esto  es  real  Doctora?
Imagen de TUNJA / Fuente: eltiempo.com

Esta   va a ser   la  primera y  última  vez  que  voy  a  responder  a  ésta  pregunta, y espero  que  quede  bien  claro.   

No  conozco   al   Sr. Velásquez, nunca lo vi en  mi  vida y nunca  hablé  con   él telefónicamente, y  cualquier  rumor como bien  ustedes,   y   se    lo    agradezco    lo    supieron    caratular,  es  profesado  con  muy  mala  intención. Todo tiene un  límite, se terminó el tema.

¿Doctora usted es de estado civil casada, tiene hijos, o pareja como   combina   su vida familiar   con   su  profesión  que sin    dudas  es  muy  ardua, donde  los horarios son bastante  diferentes  al   resto, como   así  también  el  tiempo  que  le absorbe  su carrera?  

Yo  soy  soltera, no tengo hijos, y actualmente no tengo pareja, situación  que  pienso mantener. 

Hace  bastante  tiempo  ya,  creo  que  sucedió   hasta  sin darme  cuenta,  yo  me  volqué cien  por  ciento  a  mi  carrera  por  lo  que  no  es  para  mí  un  problema  combinar ambos  planos   de  la  vida  porque  no  tengo  que  priorizar  ni  tratar  de  crear un equilibrio entre ambos.
¿Recuerda cómo  fue  ése proceso?

Sí claro. En  realidad  hoy  si  me  pongo  a  pensar,  estuvo marcado  por  el fallecimiento de  mi  abuela.

Hace cuatro  años  atrás  el  19  de  octubre  del  2012,  mi abuela  fallece  a  sus  98 años a  raíz  de una  triste enfermedad   con la  que  veníamos  luchando  hacía  dos  años  ya.  

Yo  vivía  con  ella. Recuerdo  que    en  aquel  entonces  un  muy  querido  amigo  el  Dr. Pablo Troise,  magistrado  uruguayo, ex ministro  de  la  Suprema Corte  de Justicia, gran escritor, le  había  comentado  a  mi  abuela  que  para   el  yo  debía  ser  juez, y  no seguir  dedicándome  a   la  abogacía, ya  que  según  él  y  como  decimos  en  Uruguay, me  veía  toda  la  “madera” que  vendría  a  significar potencial  para  ejercer  la judicatura.  Cosa  que  mi  abuela  también deseaba  de  mí. Pero  lo más  cómico  de todo  es  que  realmente  a  mí  no  me  interesaba  ingresar  a la  magistratura.

Siempre tuve bien claro lo que quería y a donde me dirijo.

Tanto era  el  deseo  de  mi  abuela  e  insistencia  que  al  final acepto  que  el  Dr. Troise  me  acompañe  y  presente ante el    Presidente    de   la  Suprema Corte   previa inscripción para  concursar    porque    el    ingreso     era     y    sigue  siendo  por concurso. 

Finalmente  llego  el  17  de  octubre  que  era  el  día  de  la  prueba  de  ingreso  en  el CEJU (Centro de Estudios Judiciales).

No  recuerdo  ya  bien  si  eran  las  ocho  o  nueve  de la  mañana  que  teníamos  que presentarnos, y ahí  estaba  yo.

Sabía  que  del  otro  lado  habían  dos  personas  que  me  adoraban  esperando  que  yo saliera  y  les  dijera  que me  había  ido  bien  en  la  prueba  y  que   era  seguro  que iba a  pasar  a  las  instancia  posteriores  de  evaluación. Esta  era  la  primera y determinante  del  ingreso. 

Por  cosas  de  la  vida, casi  al  llegar  a  la  hora  que  estaba  rindiendo  la  prueba  me suena  el  celular,  y  era  la  persona  que  había  dejado  en  mi  domicilio  para  que asistiera  a  mi  abuela  en  mi  ausencia  y  me  comunica  que  no  estaba  respirando.

Recuerdo  que  entregué el examen  y  salí corriendo  rumbo  a  mi  casa. Cuando llegó mi abuela  ya  se  había  recuperado  y  lo  primero  que me  pregunta  es  cómo  me  había ido.

Lo  pensé  por  unos  segundos  antes  de  responderle,  y  le  dije  que  bien,  que  había ingresado  a  la  judicatura.

Nunca  voy   a olvidar  el brillo  que esbozaron sus ojos  ya  casi  sin  vida  y  el  beso hermoso  que  me  dio  en  la  mejilla.

Casi a las 48  horas después mi  abuela  fallece en mis brazos  era  de  mañana,  yo  me levantaba  y  lo  primero que hacía  era ir  a  su  dormitorio, ahí  siempre  la  mimaba de todas  formas.

Ella simplemente  quedó dormida  mientras la acariciaba para no volver a despertar. 

Fue  en  ese  momento  donde   yo  me  quede  sola, y me  volqué   totalmente  a  mi profesión, al   punto  tal  que  hoy  día  mi  vida  gira   en   torno  a   los   juzgados, las cárceles, reuniones con mis clientes, y  mis  dos  perras  a  las  que  adoro  Esparta y Atenas.

¿Cambiando de tema Doctora y disculpe si removimos  algún sentimiento doloroso, no fue nuestra intención. Que siente usted que se la estigmatice como abogada de narcos?

Yo  soy  abogada. El  rotulo  de abogada  de narcos  no  sé dónde, cómo,  ni  cuándo surgió. 

Como explique hoy, llevo adelante muchas defensas y por  temas  diferentes. 

Tengo  clientes acusados  por  violación, otros por  rapiña, estafa, homicidio, extorsión, secuestro, y  así puedo seguir. 

No  exclusivamente  asuntos relacionados a drogas y narcotráfico tengo  en  mi  cartera  de  clientes. 

¿Usted   ha  recibido  muy  buenos  comentarios  alusivos  a  su calidad  humana  dada  la forma  en que maneja las defensas, cuál es su secreto?

Yo  no lo  llamaría secreto, es  la forma que tengo de manejarme en  la vida. En primer lugar  y  esencial al cliente siempre hay que decirle la verdad, guste o no. La persona tiene que tener bien clara cuál es su situación jurídica. 

Luego  para  mí,  están  prohibidas  las  falsas   promesas. Y   soy consciente que muchas veces algunos colegas suelen hacerlas y no por maldad también vale  la  pena  aclarar. Se encuentran con personas desesperadas, angustiadas, hay que lidiar con la presión también de la familia, no es fácil, y suelen dar esperanzas con resultados que es imposible saber si se  obtendrán. Y cuándo esto no sucede, la situación  se  agrava  y es  aquí  donde comienzan las desconformidades. 

Y por último podría  decir que no hay  que  olvidar  nunca  que esto  es  un trabajo  en equipo. Una  vez  que  el  abogado  asume  su  cargo, salvo  situaciones  muy  concretas no  vuelve a  necesitar  la   firma   del   encausado   para  interponer  diferentes acciones legales y  es  aquí  donde más aún  hay  que  hablar    con  el  cliente   y  explicarle  lo que  uno  pretende  hacer  y  ver  si  la  persona  está de  acuerdo  o  no  con  el mecanismo  que  el  abogado piensa  utilizar. Porque  muchas  veces  puede  suceder  que para  el  letrado  patrocinante sea  la  mejor  opción  pero  no  para  su  defendido  y aclarando  uno  como  defensa  el  porqué  de  tal  mecanismo  a  utilizar  si  su  cliente dice  no, esa decisión  se  debe  respetar. 

¿Doctora, en alguna oportunidad  más de  un  lector nuestro  nos ha  pedido  que le proporcionemos  un  número  para  contactarse con  usted, y aprovechando  la ocasión le pregunto si  usted  tendría  algún  inconveniente  en  anunciar  su teléfono  de contacto en  nuestro  sitio?

Cómo no, con  gusto, mi  número  de  celular  es  público no tengo ningún inconveniente al  respecto;

Celular- (+) 0 99219357
Whatsapp- 59899219357 
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter