Blog del Narco

Policías municipales de Culiacán son “halcones” del Cártel de Sinaloa

- 13:40:00
En Culiácan, según mandos del Ejército, cuando la madrugada del pasado 30 de septiembre, la policía municipal al servicio del Cártel de Sinaloa, “halconeó” a militares, ya que intervinieron sus radios y a pesar de haber cámaras de video vigilancia, “nadie” en la corporación local afirmó ver a unos 50 sicarios transportarse en aproximadamente 15 camionetas blindadas (aunque algunos testigos hablan hasta de 25). 

De acuerdo con diversas disposiciones legales y legislaciones estatales en la República Mexicana, el “halconeo” es la búsqueda y provisión de información, en ocasiones con acechanza y hostigamiento, sobre las operaciones de las distintas fuerzas de seguridad, con una finalidad específica: cometer otros delitos. 

Luego de que “nadie vio nada”, se dio la emboscada a un convoy de las Fuerzas Armadas, que dejó como saldo a 5 elementos castrenses muertos y otros 10 heridos. Este hecho ocurrió sobre la Carretera Internacional México 15 y Bulevar Malova, a las 3:45 horas aproximadamente En ese punto se apostaron los integrantes del Cártel, con armas de grueso calibre y hasta granadas, según se estableció en las primeras indagatorias. 

Los 50 civiles se enfrentaron con 17 militares, distribuidos en dos vehículos, que resguardaban una ambulancia en la que era trasladado un herido identificado como Julio Óscar Ortiz Vega, “El Kevin”, cercano a familiares de Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”. 

Así lo afirma el diario de circulación nacional Reforma, basado en fuentes militares y de inteligencia nacional. Según los mandos castrenses consultados, el convoy militar había sido intervenido en sus frecuencias de radio desde que incursionaron en Bacacoragua, Municipio de Badiraguato. 

“A esa hora de la madrugada la movilización de tanta gente a un punto es muy raro, las cámaras [de vigilancia] debieron poner en advertencia ese hecho ¿De dónde procedían esos vehículos? ¿Por qué no alertaron a militares del punto de reunión? Tantos vehículos no pueden pasar desapercibidos, a menos que exista una complicidad”, reprochó un jefe militar de operaciones consultado por el rotativo. 

Los mandos manifestaron que en el regreso del convoy a Badiraguato, a unos 88 kilómetros de la localidad serrana de Bacacoragua, y a más de dos horas en vehículo por la brecha, los soldados adscritos a la Novena Zona Militar no encontraron a ninguna patrulla local. “Todo mundo avisa a todo mundo sobre la presencia del personal militar, el mecánico, la señora de la tienda. 

Y más en ese tipo de zonas en donde la gente de alguna manera protege a estos individuos, a eso se suma la escucha de las frecuencias”, reprochó un mando militar. Si bien, la práctica del “halconeo” es un tema que sobrelleva el Ejército y la Marina en la mayoría de sus operaciones, los militares no habían sufrido una emboscada con tantos pistoleros con artillería pesada. 

De hecho, en Bacacoragua fueron atacados a balazos por un grupo de unas 10 personas que fueron superadas por la metralla militar. 

“Un tema que no hay que perder de vista es que los soldados ya habían tenido un enfrentamiento en la sierra, que venían mermados de parque, de balas”, lamentó el mando.
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter