Blog del Narco

Los Sicarios se burlaba se reían y "Les decían que chingaran a su madre" 40 minutos duró la balacera y nadie vino hacerles "el paro"

- 22:00:00
Lo que parecía una madrugada normal para los vecinos de una privada en la entrada norte de Culiacán, se convirtió en una llena de incertidumbre y miedo al escuchar decenas de detonaciones: Soldados eran atacados por un comando en Culiacán.

El ataque a dos unidades castrenses, con 17 elementos militares en total, se reportó a C-4 a las 03:25 horas, en esa zona ubicada sobre la Carretera Internacional México 15, en el crucero con el Bulevar Orquídeas, cuando el convoy escoltaba a una ambulancia que transportaba a un herido que resultó en un enfrentamiento en un punto militar en la sierra de Badiraguato, cerca de los límites con Durango.

“Al principio pensé que eran cohetes, pero luego nos dimos cuenta que no, sólo vivimos yo y mi amiga aquí, la balacera duró más de 40 minutos”, relató una vecina que hasta las 12:00 horas salió de su casa por el miedo que tenía.

“Parecía una zona de guerra, me metí debajo de la cama y no salí, ni ganas tuve de ver qué era lo que pasaba, sonaron y sonaron balazos, parecía que si estuviéramos en Iraq, aún tengo mucho miedo…”, dijo la señora.

“La gente se reía”, profundizó, “se burlaban y [los criminales] se burlaban de ellos [los militares]”, contó la vecina.

“Les decían que chingaran a su madre, muy feo, como que lo gozaban, tenían una voz muy fuerte, no sé si estaban con un micrófono, pero se escuchaba hasta mi casa, yo sólo miraba desde abajo de mi cama a la ventana”, contó.

Su noche se tiñó de rojo. La llamarada de los automóviles incendiándose se veían hasta su ventana. Nada las hizo salir de sus casas. Escuchaban y escuchaban detonaciones. Fueron 40 minutos los que duró la balacera, pero para ella fue una eternidad lo que estuvo debajo de su cama.

“Se me hizo eterno, pensé que se calmaba, pero continuaba, a veces se calmaba, pero de nuevo tiraban balazos, gritaban y gritaban, se burlaban, todo el tiempo se burlaban”, explicó la vecina.

La mayoría de los habitantes de la privada mencionaban lo mismo: una noche acompañada de detonaciones de bala. En el tiempo del enfrentamiento todos coincidían que duró entre 40 minutos y una hora.

Una vecina comentó que quería marcar a la policía pero tuvo miedo de levantarse del piso donde yacía con sus hijos. Añadió que una vez terminados los 40 minutos de balacera, media hora después escuchó sirenas de la policía.

“Las sirenas tardaron mucho en llegar después de que se dejaron de escuchar los balazos, yo creo que llegaron como a las cinco, o a lo mejor menos, pero sí tardaron mucho, leí en internet que quedaron vivos algunos, de tanto balazo que escuché siento que Dios los protegió, porque fue demasiado”, compartió.


Eran las 6 de la mañana, y la mayoría de los habitantes del lugar tenían que volver a su vida cotidiana, sin embargo en las afueras de sus viviendas vieron un centenar de fuerzas policiacas custodiando los alrededores del lugar en donde estaban automóviles hechos cenizas, los cuales fueron destrozados por las granadas de los delincuentes.

“Iba a un mandado, y un policía de Tránsito me detuvo, y me preguntó agresivamente que si quién era yo y a qué me dedicaba, yo pues le respondí, y él seguía muy grosero, ya su pareja como que lo calmó y me dejaron pasar”, contó un vecino.

Las calles aledañas a la Carretera Internacional, donde fue la emboscada a los militares, estaba congestionada de tráfico. Había peritos en el lugar haciendo diligencias.

Muchos de los conductores se quedaban viendo con asombro cómo quedaron los vehículos del Ejército, eran otros los que verdaderamente estaban confundidos, no sabían qué vías tomar para llegar a su destino, unos iban a Badiraguato, y otros hasta Los Mochis.

“Ya para qué”, le comentó irónicamente una persona a otra viendo a los peritos haciendo su trabajo.

“Ahorita para qué, ve todo el desmadre de policías, patrullas y Ejército, pero en la noche ni un cabrón hubo para hacerles el paro a los vatos”, contó un albañil.

Eran pasadas de las 12:30 horas y aún había un número incontable de casquillos en el suelo. Las huellas de las balas no sólo quedaron en la carretera, sino que también varios impactos de bala alcanzaron a viviendas de la privada.

Hubo una casa que tenía los impactos de bala en sus ventanas y fachadas. No se tiene registro de personas lesionadas por esta razón.

A las 13:00 horas las diligencias en el lugar estaban por terminar, se habían llevado lo poco que quedaba de los autos quemados en la carretera Internacional. Con eso, se daba fin al trabajo de los peritos.

El tráfico volvió a la normalidad poco tiempo después, pero para los vecinos será un día que van a recordar siempre.

“Pobrecitos los muchachos, yo escuchaba cómo se burlaban de ellos, y me da rabia, me da coraje, este sentimiento es algo que no se te va de un día para otro, ojalá que la gente que hizo esto tenga su merecido”, compartió otra vecina de los alrededores.
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter