Blog del Narco

La historia de un oficial de élite de la Fuerza Única de Jalisco y la corrupción entre sus jefes

- 10:09:00
Roberto permanece inmóvil afuera de un restaurante. Se para erguido. Solo mueve los ojos de un lado a otro. Pareciera que cuidara un banco. 

Es su día de descanso, pero, aunque viste como cualquier otro hombre que camina por la calle, no se ha quitado el uniforme: el de la Fuerza Única de Jalisco (FUJ).

Casi una hora después del encuentro, Roberto –es un nombre ficticio– ha revelado algunos de los oscuros pasajes que envuelven a la FUJ.

Es un cuerpo policial de élite creado durante el actual sexenio del gobernador priista Aristóteles Sandoval Díaz, con un solo fin, el de golpear al crimen organizado que en la entidad responde al nombre de Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Según el policía, la orden es clara, cada vez que él o alguno de sus colegas detiene a algún miembro de la organización delictiva, es obligatorio hacer una llamada telefónica a su superior.

Y su superior, debe llamar al que está arriba de él. Y así hasta que el miembro de la FUJ recibe de nuevo otro telefonazo con la orden de dejar ir al que tiene frente a él.

Concebida desde 2013, la FUJ alberga a cerca de mil 800 efectivos. En abril, el CJNG mostró la debilidad de esa fuerza institucional: 15 policías fueron abatidos en una emboscada, cerca de Puerto Vallarta. Ningún delincuente murió aquella vez.

En entrevista con Reporte Indigo, Roberto detalla la vulnerabilidad en la que se encuentra la FUJ.

Roberto se mofa un poco de sí mismo y de la corporación a la que pertenece. Hace una especie de campo semántico con el nombre del grupo criminal. Él dice que pertenece  a la Fuerza Única Primera Generación.

Cuando fue llamado a formar parte de la FUJ, vivió los 15 días más prometedores de su carrera: técnicas de tiro y de utilización de esposas, tácticas, ingresos a domicilio, y más.

Después de esa quincena, se especializó, durante los tres meses siguientes, en cortar pasto.

“Después de esos 15 días tuvimos un curso de cómo cortar el pasto, el césped, el zacate con machete, con casanga, con podadora, era lo que hacíamos, puro cortar zacate”, dice.

El pasto de la Academia de Policía, en el municipio de Tonalá, quedó impecable. En ese trimestre, Roberto y sus compañeros no hicieron gran cosa.

“Era puro dormir. Llegábamos, tomábamos lista y dormíamos, jugábamos baraja, futbol, nos robábamos Internet para ver películas”.

Los relevos… de armas

Los mandos de la FUJ preguntaban el número de tiros que tenía cada uniformado. Dependiendo de la cantidad, se tenían que rolar entre ellos el número de balas. Algunos apenas se iban con dos o tres tiros a cuidar una recaudadora.

“Los compañeros se tienen que relevar las armas, no es cierto que cada uno tiene armas cortas y largas.

“Hay como 50 unidades nuevas, guardadas, ¿por qué no las sacan? Las tienen en la academia del Estado, guardadas, para que cuando les llegue la otra partida presupuestal, digan, ‘compramos estas unidades’”, expresa.

Selección, a bote pronto

Roberto tiene casi tres lustros de experiencia como elemento de seguridad. Antes de estar en la Fuerza Única Jalisco (FUJ) perteneció a una corporación de seguridad pública municipal metropolitana.

La mayoría de los policías en la entidad que ha reprobado las pruebas de Control y Confianza tiene vínculos con el crimen organizado.

Pero varios siguen activos, solo les cambiaron el nombramiento, y les dieron una plaza administrativa en el organigrama de la seguridad pública estatal, afirma Roberto.

¿Mandos? Él dice que esos no reprobaron.

La jugada fue así: los que no pasaron en un principio, acordaron con Municipios, para que los degradaran de rango. De ser Comandantes, muchos pasaron a ser Mayores.

Sobre la emboscada de abril pasado, en la que murieron varios de sus compañeros, Roberto supone que hubo un desacuerdo entre el CJNG y las autoridades estatales, pues no se brindó la protección suficiente a Abigael González Valencia, “El Cuini”, capturado por la Marina en febrero pasado en Puerto Vallarta.

Y subraya un detalle: el comandante que estaba a cargo del convoy ese día decidió quedarse en Puerto Vallarta para hacer labores de papeleo.

A sus órdenes, jefe

–¿Cómo actúa la Fuerza Única cuando detiene a algún integrante del crimen organizado?

“Siempre que detienes a alguien, lo mínimo armado, digamos una 9 mm en el vehículo, no estamos hablando de granadas, cuernos, drogas, sólo lo más bajo, tienes que pedir órdenes por teléfono.

“Sabe qué comandante, hay un fulano que dice que es de la ‘gente’ o de la ‘oficina’, y te dicen, ‘permíteme’ y hablan por más arriba, por celular, y te llaman de nuevo y te dicen, ‘dales la atención’, ¿qué es darle la atención? Dejarlo ir, que le vaya bien y hasta pedirle una disculpa”, responde Roberto.

El policía asegura que ese es el protocolo a seguir instaurado en caso de detener a un integrante del grupo delictivo.

Todo debe hacerse por teléfono celular, ya que por radio, las conversaciones quedan grabadas en la base Palomar.

“Soy de la ‘gente’ o soy de la ‘oficina’. A veces no te permiten ni que lo revises. Todavía no te terminan de decir cuando te marcan ya a tu celular, el mismo mando, tienes un vehículo así o así en tales cruces, te sacas de onda, pero sabemos quién les dice y el comandante te ordena que le des la atención. Así se maneja en todo el estado”.

El efectivo de la FUJ asegura que cuando el CJNG llevó a cabo 39 bloqueos con vehículos incendiados en 25 municipios del Estado, aparecieron varias mantas atribuidas al grupo delincuencial, de las que la prensa no tuvo conocimiento, ya que la orden fue retirarlas inmediatamente.

“Dicen que el problema no es con la sociedad ni con los empresarios, sino con el gobierno”.
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter