Blog del Narco

"Guzmán sigue operando, 'El Azul' no ha muerto y el presidente EPN esta con nosotros", Sicario del CDS

- 8:59:00
Hoy en México, los llamados capos de la vieja guardia están en extinción: Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, está preso y aguarda su encuentro con la muerte. Miguel Ángel Félix Gallardo, El Capo de Capos, quien transformó la actividad del narcotráfico en toda una industria, tiene sus horas contadas: padece artritis y está casi ciego. Rafael Caro Quintero, ex jefe del cártel de Guadalajara, aunque recobró su libertad con la ayuda oficial de un tribunal federal, ha decidido recuperar lo que es suyo. La justicia estadounidense lo busca para someterlo a juicio por la muerte del agente de la DEA, Enrique Kiki Camarena, asesinado en 1984.

Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, cayó en desgracia aparentemente por una traición, aunque pesa la versión de que su captura fue pactada, pues no le han tocado un peso de las multimillonarias ganancias que, según la revista Forbes, amasó a lo largo de 13 años de actividad criminal. Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, quizá el más hábil negociador de la mafia mexicana, simplemente murió debido a las complicaciones que le causó un accidente automovilístico, y aunque nadie lo cree, más bien se afirma que se "autodesapareció".

Pero los vacíos que estos personajes han dejado ya empiezan a llenarse. Ahora el Cártel de Sinaloa, por ejemplo, ha entrenado a una nutrida generación de narcotraficantes que se desplazan en Guadalajara, Sonora, Baja California, Sinaloa, así como en Estados Unidos, varios países de Europa, África y Medio Oriente, al sur de Asia. Admiran a Ismael El Mayo Zambada, a quien consideran el gran padrino de la mafia y el maestro que les enseñó el arte del tráfico de drogas y a cómo mantenerse libres e impunes de él. La mayoría de ellos son hijos de grandes figuras del narcotráfico o tienen líneas de parentesco. Ya están ahí y les dicen los Narcojuniors. (…)

GENTE NUEVA

Joaquín Guzmán se sabía protegido, "lo acompañaban 25 camionetas de escoltas bien armados que se distribuían en su trayecto de la ciudad a la sierra y de una residencia a otra", afirmó un integrante del Cártel de Sinaloa para esta investigación.

A pesar de que el capo había construido un sistema de túneles que conectaban al menos seis casas en colonias de clase media en Culiacán, Sinaloa, también se trasladaba por tierra en automóviles de lujo y patrullas clonadas, algunos de estos vehículos con blindaje de distintos niveles.

Luego de su fuga del penal de máxima seguridad en Puente Grande, Jalisco, El Chapo se instaló en varios estados de la república, entre ellos Sonora, Chihuahua, Coahuila, Baja California, Durango y Sinaloa. No fue sino hasta 2011 cuando el capo se estableció de manera definitiva en El Dorado, municipio de Culiacán, donde a finales de 2013 se reuniría con su principal socio y compadre, Ismael El Mayo Zambada, para acordar el futuro del Cártel de Sinaloa.

La reunión tuvo lugar en el rancho El Huinacatle, como consta en la declaración ministerial de uno de los dos secretarios particulares y principal escolta de Guzmán Loera. De acuerdo con Carlos Manuel Hoo Ramírez, El Cóndor, en aquella ocasión El Mayo le habría sugerido al Chapo retirarse y dar paso a las nuevas generaciones antes que "inicie una guerra civil dentro de nuestra organización. O les cedemos el control o ellos lo tomarán por su cuenta y riesgo".

"La entrega estaba arreglada, es evidente", dijo a mediados de septiembre de 2014 un integrante del Cártel de Sinaloa. En aquella charla que sostuvimos, destacó el papel del Mayo como el principal operador de la organización, a quien describe como "un hombre muy humilde que provoca respeto al que lo ve".

—¿Qué tanto le afectó al cártel la captura del Chapo Guzmán y, recientemente, la muerte de Esparragoza Moreno, El Azul? —se le pregunta al elemento activo de la organización.

—Guzmán sigue operando y El Azul Esparragoza no ha muerto.

—Es decir que El Mayo y El Azul son los que manejan hoy en día el cártel y la plaza de Sinaloa...

—El señor Mayo es el que controla el cártel, usted está hablando con el de Sinaloa.

Era muy joven cuando empezó en el negocio. Actualmente, el lugarteniente que pidió conservar el anonimato a esta investigación tiene 34 años y es una pieza indispensable para el trasiego de estupefacientes en México y gran parte de Europa. "Inicié como escolta del hijo de Don Mayo —dice—, luego empezamos a traficar de a kilo. Hoy ya es muy diferente".

—¿Cuál es la diferencia de traficar antes y ahora?

—La gente que está allá arriba (el gobierno). En el trabajo hay que andar pilas todo el tiempo, controlando las operaciones por el radio, levantando traicioneros y ajustando las cuentas de la empresa.

—¿Qué funcionarios de las administraciones de Vicente Fox, Felipe Calderón y, actualmente, Enrique Peña Nieto estaban y están vinculados al Cártel de Sinaloa?

—Los mismos que estás nombrando compa, te doy un nombre más: Mario López Valdez (actual gobernador de Sinaloa), de ahí pa’ bajo, adivine.

—¿A cuánto ascienden tus ingresos mensuales?

—No llevo la cuenta —se ríe—, pero más o menos unos 500 mil dólares al mes. (…)
Advertisement
 

Escribe lo que deseas encontrar y presiona Enter